Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
UA-84871867-1

Ruzafa Evolución Histórica Carrera de Malilla

Carrera de Malilla

Entre los antiguos caminos de la morisca huerta de Ruzafa fue muy nombrada la Carrera de Malilla (no de Melilla, como en ocasiones se le ha nombrado).

Esta arcaica denominación se remonta a la época de la Reconquista, porque por dicho camino se iba a la alquería o “rahal” de Malilla, de tal suerte que como aparece en el Llibre del Repartiment, en muchas ocasiones el rey don Jaime adjudica tanto casas como huertos y “jobadas” (1 jobada = 3 hectáreas) de tierra a determinadas personas de las que con él vinieron a Valencia.

Efectivamente, la alquería que dio nombre al viejo Camino de Malilla y que ahora recogen también las modernas alineaciones urbanísticas con la denominación de Camino Nuevo de Malilla, ya existía en tiempos de moros y debía de comprender una gran extensión de terreno.

El historiador Sanchis Sivera (Josep Sanchis Sivera; Valencia, 5 de enero de 1.867 — Valencia, 21 de mayo de 1.937. Canónigo e historiador valenciano) nos proporciona unas interesantes noticias en su Nomenclator Geográfico Eclesiástico de la Diócesis de Valencia respecto a los orígenes de Malilla, diciendo que era “una alquería que estaba junto a Ruzafa, la cual el rey don Jaime la donó al caballero Pedro de Fontoba, en 27 de enero de 1.238”.

La Carrera de Malilla que forma parte de las cuatro importantes Carreras del antiguo poblado de Ruzafa y sus extensas huertas, si damos una mirada retrospectiva para ir descubriendo su antiguo trazado, vemos por ejemplo, que todavía en el año 1.953 comenzaba en la calle de Sueca y terminaba en Castellar-Oliveral.

Es curioso saber que la confluencia de esta calle de Sueca con la avenida Peris y Valero, por aquellos años todavía no se había urbanizado; sin embargo, poco después, en 1.956, se formaliza la Carrera de Malilla, con entrada por Peris y Valero a la altura del número 98, prosiguiendo hacia Castellar-Oliveral, sin obstáculo de ningún género.

Como otras Carreras ruzafeñas, fue la de Malilla en un tiempo festoneada también de lirios amarillos y sombreada por los chopos altos y copudos entre las blancas barracas.

Hoy convertida también en carretera asfaltada por donde los automóviles corren rápidos y veloces, tenemos en el moderno nomenclátor callejero la Carrera Nueva de Malilla (que en algunos planos de la ciudad, callejeros y guías no aparece uniformidad de criterios con el nombre clásico que fue siempre el de Carrera de Malilla, y no el de Camino o Carretera), que comienza en la avenida de Peris y Valero y recorriendo un largo trayecto finaliza en el Nuevo Cauce del Río.

Reminiscencia de este antiquísimo topónimo de Malilla es el llamado Camino Viejo de Malilla, que tiene comienzo en el actualmente rotulado como Camino Nuevo de Malilla y que finaliza en la zona del llamado Azagador del Morro.

Es necesario insistir una vez más, la Carrera de Malilla ha perdido su carácter rural huertano, no así sus vecinos, quienes fieles a las viejas tradiciones de sus antepasados, continúan celebrando las fiestas que desde hace muchos años le dedican a su Patrono San Pedro.

Ruzafa Evolución Histórica Carrera de Malilla

Carrera de Malilla

Barriadas o núcleos demográficos. El Castellar-Oliveral

Situado en la parte meridional de las huertas de Ruzafa, se encontraba precisamente en la frontera con el término municipal de Valencia.

Siempre estuvo habitado por pescadores y agricultores, dedicándose estos últimos, especialmente, al cultivo del arroz.

Autores como Madoz en su Diccionario Geográfico y José Martinez Aloy en Geografía del Reino de Valencia, coinciden en afirmar que la denominación de Castellar es muy antigua y la tomó de la alquería así llamada por haber pertenecido desde 1.604 al conde de Castellá, Luis Castellá de Vilanova.

Aunque otros historiadores contradicen lo escrito anteriormente, opinando que su origen procede de una alquería musulmana llamada “Castelló de l’Albufera” como así aparece en distintas donaciones del rey don Jaime en el Llibre del Repartiment.

Pero cuando el Castellar va adquiriendo mayor auge en su desarrollo fue a finales del siglo XVIII y principios del XIX, cuadno va surgiendo una población agrupada en unas cuantas casas en torno a una pequeña ermita.

Esta ermita fue notablemente ampliada en el año 1.862, según podemos leer en las Actas de las Sesiones del Ayuntamiento de Ruzafa de dicho año.

En el año 1.902, cuando la iglesia del Castellar se erigió en parroquia propia, desmembrándose de la de San Valero de Russafa, lo hizo bajo la advocación de Nuestra Señora de Lepanto, siendo hoy el título completo de esta iglesia parroquial del Castellar, de Nuestra Señora del Rosario de Lepanto.

De hace más de 100 años recogemos una curiosa anécdota, dice así:

“[…] Habiendo manifestado el regidor don Calixto Martínez que en la Partida de Castellar no existe estanco alguno desde la Villa hasta el término de Sedaví con cuyo motivo los vecinos muchas veces se ven privados de fumar, era del parecer se oficiase al señor Gobernador como subdelegado de rentas para que tenga a bien recordar el nombramiento de un estanquero para el referido punto […]”.

Hoy en día son dignos de elogio los vecinos que integran el Centro Cultural del Castellar-Oliveral, los cuales se han agrupado para revivir su historia y tradiciones, diseñando bandera, emblema y estandarte para dicha entidad, destacando en el emblema sobre campo rojo, un libro, una lira y una raqueta, para significar la cultura, el arte y el deporte respectivamente.

Íntimamente ligado a la historia y desarrollo del Castellar e inmediato al mismo, fue creciendo, desde finales del siglo XIX el pequeño caserío denominado L’Oliveral, por estar construido sobre una pequeña elevación de terreno que estuvo plantada de Olivos.

Como edificios de carácter histórico-artístico del Castellar, cabe destacar, la antes mencionada, iglesia parroquial, construida sobre planta de cruz latina, constando de tres naves, elevándose sobre el crucero una airosa cúpula coronada por linterna y cuya gran fachada es de estilo clasicista.

Adentrándonos en las huertas que circundan la población del Castellar, nos encontramos con la histórica alquería del Brosquil, posiblemente de origen árabe.

Las características de la construcción de esta gran casona destacan por su planta baja de gran portada y las tres altas en las que aparecen cinco ventanas en cada una de ellas y que nos recuerdan la arraigada tradición de la industria sedera en estas zonas.

En el ameno espacio huertano al que se asoma esta gran fachada, aún se encuentra el rústico horno de cocer pan, entre la arboleda y el ramaje.

Ruzafa Evolución Histórica Carrera de Malilla

Carrera de Malilla

Barriadas o núcleos demográficos. La Partida del Horno de Alcedo

Los antecedentes remotos del caserío de Forn d’Alcedo hay que encontrarlos en la época de la Reconquista y en una Partida que por aquel entonces llevaba el nombre de Benimassot.

Este nombre de Benimassot aparece en el Llibre del Repartiment con ocasión de hacer entrega el rey Jaime I de aquel “rahal” o alquería el 14 de abril de 1.238, “a Ferrán Humbert i a Bonifaci Pellicer, en reparació del dany causat pel foc, i a Bernat Baster i a Bernat Salaverd i a Ramón Ferrán de Barcelona, a cadascu, dues jobades en l’alquería de Benimassot, i sengles cases a Valencia, i sengles horts”.

El caserío de Forn d’Alcedo está situado al Sur de la ciudad de Valencia y perteneció al municipio de Ruzafa hasta que en el año 1.877 pasó a formar parte de la municipalidad de Valencia.

Justo es reconocer que estos orígenes históricos del caserío de Horno de Alcedo se deben a las investigaciones realizadas por el sacerdote Vicente Ibáñez Espínosa, párroco de este lugar.

Según Vicente Ibáñez Espinosa, el primer topónimo que se conoce del barrio es el de Benimassot, de origen árabe, que desapareció a lo largo del siglo XVIII a favor de Horno de Alcedo.

Este nombre proviene de un importante horno de pan que todavía existe y que, con mucha seguridad, fue propiedad de Francisco de Alcedo y Capetillo de Capetillo de Llano y Orcasitas, caballero pensionado de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III y dueño de una gran finca y dos grandes alquerías en dicha partida.

Efectivamente se desconocían los antecedentes históricos de tal nombre, pues no figuraba en la antigüedad; sin embargo, el referido párroco acertó en sus estudios a descubrir que fue precisamente en la Partida de Benimassot donde se construyó un importante horno que se hizo famoso en aquel reducido núcleo de población y en sus alrededores, diciendo entre otras alegaciones, “que de ahí vino la primera parte del nombre en cuestión, es indudable porque toda la Partida no existe ni hay noticia de que haya existido otro horno”.

Resuelta la primera parte del nuevo título de este lugar de las huertas de Ruzafa, había que indagar acerca de quien era el tal Alcedo.

De las subsiguientes investigaciones realizadas por Vicente Ibáñez se llegó a la conclusión que “a mediados del siglo XVIII se trasladó a Valencia, procedente de Vizcaya, Francisco de Alcedo y Capetillo, caballero pensionado de la Real y Distinguida Orden de Carlos III…, el cual era dueño de una gran finca en la Partida de Benimassot y de otras dos ricas alquerías, conocidas a finales del siglo pasado, como la alquería de Borreña, junto a la ermita, donde está ahora la iglesia parroquial y la alquería Nueva situada frente al horno”.

Por estas circunstancias se deduce, obviamente, que el horno recibió el nombre del referido personaje Alcedo, quedando eclipsado el antiguo nombre de Benimassot.

La Partida del antiguo Caserío de Horno de Alcedo en los tiempos que perteneció a la municipalidad de Ruzafa, contaba con una población diseminada ante las numerosas casas de labranza, barracas y alquerías, de las cuales cabe recordar las de “Domínguez”, “Cano”, “Pasiego” y otras.

Pero aquella fisonomía rural prácticamente ha desaparecido con la construcción del Nuevo Cauce del río Turia y de numerosos bloques de viviendas, así como de plantas industriales.

Noticias de prensa en el diario de Las Provincias de principios de siglo nos informan de una importante celebración en la Partida de Horno de Alcedo con motivo de haberse colocado la primera piedra de una ermita para que los fieles de esta contornada pudiesen cumplir con los preceptos religiosos.

Aquel templo que con tanta ilusión aplaudieron los vecinos de Horno de Alcedo en la colocación de la primera piedra, vendría a ser declarado parroquia independiente en el año 1.942, bajo la advocación del Santísimo Cristo de la Agonía.

 

Fuentes consultadas:

Bibliografía:

Existe mucha y muy variada bibliografía referente a Ruzafa, por tanto, tan solo mencionaremos algunos de ellos:

  • Guía urbana de Valencia. Marqués de Cruïlles.

  • Orígenes del Reino de Valencia. Antonio Ubieto.

  • Autoritarismo monárquico y reacción municipal. Amparo Felipo Orts.

  • Insaculación y élites de poder en la ciudad de Valencia, Amparo Felipo Orts.

  • Evolución histórica de su huerta. Primera parte de 1.238 a 1.390. Ricardo Aparici Izquierdo.

  • Evolución histórica de su huerta. Segunda parte de 1.390 a 1.393. Ricardo Aparici Izquierdo.

  • La evolución histórica de las alquerías de la huerta de Ruzafa. Construidas antes de 1.836. Ricardo Aparici Izquierdo.

  • Historia de la Ciudad. La Valencia Islámica: Paisaje urbano. Carmen Barceló Torres.

  • Ruzafa. La bien plantada. Juan Luis Corbín Ferrer.

  • Memorias de Ruzafa. L., E. y P. Vivó, M. Guillén, J. Carbonell, M. López, R. Artal, F. Veintimilla

  • Llibre del Repartiment de Valencia. Antoni Ferrando i Francés.

  • Regadío y sociedad en la Valencia Medieval. Thomas F. Glik.

  • Jaume I. Crónica o Llibre dels Feits. Ferran Soldevilla.

  • Las Acequias de Francos, Marjales y Extremales de la Ciudad de Valencia. Ferran Lluch Cebrià y Lluís Beltrán Llopis.

  • La Valencia Musulmana. El Tribunal de las Aguas de Valencia. Voro López Verdejo.

Fotografías

Imágenes

  • Mapa topográfico de la isla fluvial. José Esteve Forriol (1.978)

  • Ruzafa. La evolución histórica de las alquerías de la huerta de Ruzafa. Construidas antes de 1.836. Ricardo Aparici Izquierdo.

  • Valencia Histórica y Topográfica. Vicente Boix (1.862)

  • Ruzafa la Bien Plantada. Juan Luis Corbín Ferrer

By | 2019-07-03T12:29:18+00:00 julio 3rd, 2019|#Portal Historia, Ruzafa|Comentarios desactivados en Ruzafa Evolución Histórica Carrera de Malilla

Si te gustan nuestros artículos puedes suscribirte a los boletines semanales con las últimas noticias sobre la historia de Valencia